COPINH
Berta CáceresNoticias

Semana 26-30 de abril de 2021: Juicio Berta Cáceres en Honduras

Lea aquí informe FIDH previo – Contexto y primera semana del juicio a David Castillo por el asesinato de Berta Cáceres en Honduras: https://www.fidh.org/es/temas/defensores-de-derechos-humanos/contexto-y-primera-semana-del-juicio-a-david-castillo-por-el 

https://www.omct.org/es/recursos/llamamientos-urgentes/honduras-primera-semana-del-juicio-a-david-castillo-por-el-asesinato-de-berta-c%C3%A1ceres

Para más detalles sobre el juicio contra David Castillo por el asesinato de Berta Cáceres:  www.observacionbertacaceres.org

Esta semana fue trascendental para las personas defensoras de derechos humanos en Honduras y la región, donde los elevados índices de impunidad hacen que se juzguen muy pocos asesinatos de personas defensoras del medioambiente y de la tierra y el agua. Ha iniciado el debate oral y público por el asesinato de la reconocida activista Lenca Berta Cáceres, tras un paréntesis de dos semanas para que la Corte de Apelaciones resolviera una recusación presentada por la defensa de David Castillo el segundo dia de juicio, el 8 de abril.

A principios de la semana, continuó la fase de incidentes y el Tribunal de Sentencia se pronunció sobre las pruebas que serían evacuadas, resolviendo permitir dos peritajes socioeconómicos como parte de los medios de prueba que presentará la acusación privada. Este es un precedente muy importante para los casos que involucran a las personas defensoras de los derechos humanos y del medio ambiente en Honduras, ya que en el país, esta herramienta no se utiliza regularmente para demostrar los factores que contribuyen al delito. Sin embargo, no fue admitido como prueba un documento que demuestra una transferencia bancaria entre Daniel Atala, el director financiero de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. DESA, y el acusado David Castillo, días antes del crimen, que correspondería con datos de telecomunicaciones sobre el pago a los sicarios.

Luego de la fase de incidentes, se leyeron los alegatos de apertura y se formalizó la acusación contra Roberto David Castillo Mejía, acusándole de asesinato con alevosía y con la promesa remuneratoria, por lo cual el Ministerio Público (MP) pidió una pena de 25-30 años. Mientras el MP acusa a David Castillo de “Partícipe” o “Autor por Inducción”, las Acusaciones Privadas califican a Castillo como “Autor” del crimen [1].

Esta es una diferencia importante a destacar. Mientras “inducción” podría entenderse solo como convencer a cometer el asesinato, para la familia de Berta Cáceres, su equipo legal y el Consejo Cívico de Organizaciones Popular e Indígenas de Honduras (COPINH), David Castillo fue elemento esencial para la comisión del delito como parte activa en el seguimiento y persecución para la planificación y dotación de recursos para ejecutar el asesinato. No lo consideran como autor intelectual, sino coautor y pieza clave de una estructura criminal que llevó a cabo el asesinato. Por esta razón, al principio de la acusación, la Acusación Privada pidió que se acusara a David Castillo de “asociación ilícita” además de “asesinato”, pero hasta la fecha, pero hasta la fecha, el Estado hondureño no ha iniciado una investigación sobre este crimen.

Leer articulo completo aqui