Lolita Chávez al pueblo hondureño que resiste ante el COVID-19 y la corrupción

Lolita Chávez
Soy Aura Lolita Chávez, soy Maya Kiché, defensora de la vida, defensora territorial, feminista y sanadora comunitaria. En este sentido quise aceptar esta invitación, de expresarles mi sentir, algún mensaje inspirador en esta mañana, en donde sé que los mundos están movidos. Sabemos que las colectividades están en situaciones en riesgo, que las comunidades están siendo fuertemente atacadas, que la represión continúa. Por eso esta inspiración, este mensaje, decirle a las compitas, hermanas, las compañeras, compañeros, les compañeres, que me inspira mucho, aunque este mensaje va para honduras sé que en otros territorios pueden escuchar.

Me inspira este mensaje porque es también dado desde mi inspiración, principalmente dado desde las ancestras, ancestras que caminan con nosotras, nuestras raíces caminan con nuestra vida, pero también es un mensaje inspirado desde las defensoras de los territorios que hemos caminado, que seguimos caminando, otras que han caminado con nosotras, como Bertita Cáceres desde Honduras. También es un mensaje inspirado en mi propia vida en mi propia vivencia, porque yo vengo de un pueblo en donde hemos superado las guerras impuestas por el genocidio, un genocidio profundo de odio contra nuestra vida -si ustedes saben la historia de Guatemala, Kiché fue uno de los territorios más atacados por estas guerras- y por el enfoque también que se le está dando a esta situación perversa que estamos viviendo, la implantación de este tipo de enfermedades que se está generando en los mundos, creo que mucha gente lo enfoca como guerra, como ataque.

Pero dada esta situación, la inspiración es muy profunda, porque si los pueblos hemos trascendido, si los pueblos nos hemos inspirado, lo hemos hecho con el profundo amor a la vida, con el trabajo colectivo en comunidad, en la territorialidad de esta situación, de esta crisis civilizatoria vamos a salir, es el mensaje inspirador que yo les quiero dejar, vamos a salir, pero vamos a salir también con una conciencia cósmica. Desde la experiencia, los mensajes y las reflexiones de nuestras abuelas, cuando ellas nos dicen, a veces nos cansamos en el camino, hay mucha represión, mucha criminalización, mucho ataque, ellas nos dicen que mientras nuestro corazón lata, y mientras escuchemos nuestra respiración, la esperanza está permanente y la lucha continua. Esa es una de las grandes inspiraciones que traemos desde las historias y la memoria que llevamos en nuestras células, sabemos que estamos en estos caminos en campos energéticos, para nuestras ancestras todo es energía, todo tiene vida, lo micro se relaciona con lo macro, las existencias también están relacionadas con el cosmoser. También están relacionadas porque todo lo que existe tiene misión, en un caminar cíclico enfocado al cosmoser, como la expresión linda que nosotras damos que es el caracol.

En este sentido, decirles que es muy importante que estas inspiraciones se puedan refundir en nuestro ser, porque los planteamientos que estamos escuchando desde los sistemas neoliberales, del capitalismo, de las oligarquías, de los medios de comunicación, es generar en principio el miedo vinculado al virus. Esto es importante porque cuando se impregna el miedo, estas expresiones nos dejan situaciones de pánico, se cae estrés, o se cae en expresiones de depresión y eso no permite elevar nuestro sistema inmunológico de vida.

Entonces con el amor profundo a la vida nuestras ancestras nos dicen que necesitamos trabajar el miedo, es lo que menos están generando los Estados, algo contrario a lo que las ancestras nos han dicho de trabajar los miedos, cuando no trabajamos los miedos, eso nos paraliza, pues lo ataques de odio a través de la policía, las expresiones bélicas, lo que generan también es una situación de desequilibrio en nuestros campos energéticos. Los campos energéticos se vinculan con la espiritualidad, la naturaleza, la convivencia comunitaria, y eso es lo que más está atacando este sistema, por eso nuestros pasitos deben ser dados con un profundo amor de reciprocidad para sanar. No podemos aislarnos, solo hablar de salud individual, sino más bien la expresión es una fuerza energética para poder sanar en colectivo, y sanar en colectivo no necesariamente significa estar en cuerpo presente, todas juntas y juntos de cuerpo presente, eso es muy bueno, nos apapachamos nos acuerpamos, pero hay momento de crisis como esta, que otros campos pueden vincularse y esa es una expresión que nos enseñaron las abuelas.

Cuando hablamos también de nuestras formas holísticas, hablamos de expresiones que la ciencia ha querido ocultar porque no le conviene, pero hay expresiones profundamente maravillosas y que el espíritu genera esa conciencia cósmica vinculada también a las expresiones de los campos energéticos cósmicos. Cuando tenemos este vínculo con el campo energético cósmico, generamos otro nivel de energía otra fuerza de energía que también nos puede hacer esa resonancia que necesitamos, y que ahora es importantísimo darnos, la resonancia de las vibraciones de las frecuencias, produciendo ese amor a la vida, lo mas importante en estos momentos es generar esa fuerza, esa lucidez que necesitamos tener.

Eso se puede dar en curaciones espirituales, dentro de nuestros procesos de sanación se usan muchas expresiones, herramientas, no es sólo una forma la que podemos utilizar, es importante la autocuración, la búsqueda personal, el trabajo personal, sé que no es un camino fácil, necesitamos conocer la fisiología, las patologías, necesitamos conocer otras expresiones de las cuales pues quizás la ciencia occidental no ha permitido que tengamos, pero es importante sentir, es muy importante transmitirnos esa fuerza de la conectividad. Esa conectividad puede hacerse en principio generado también conciencia, no permitir esos llamados de, vamos a analizar la situación después ahora vivamos la urgencia, no, lo importante es que en la urgencia va la conciencia, esa conciencia sanadora también, porque entonces estamos en la acción y reflexión. Como nosotras lo vemos en el Popol Vuh, nos dicen ahí que toda la humanidad tiene errores, pero es muy importante que de esos errores podamos trascender y aprender, de esos errores es importante que esas lecciones se vayan alojando en la conciencia. Para no volver a cometer los mismos errores, por eso es que viene la expresión con que nuestras abuelas nos vinculan, con exigir justicia, no silenciar, con romper esa represión desde nuestro propio ser, vencer el miedo en nuestro propio ser es un camino que es muy importante realizar. También generar la reciprocidad, no convertirnos en soldados, en policías que va tras la gente más humilde, con esto de quédate en casa, esto de quédate en casa creo que aplica para cierta expresión de la humanidad, pero para otra expresión de la humanidad, no son recetas las que necesitamos, si no son vínculos vitales en donde la experiencia de la vida nos va diciendo qué podemos hacer. Ante las crisis que hemos vivido en los pueblos nosotras hemos entendido cuales son los caminos y los caminos los conocemos quienes vivimos las crisis, quienes vivimos ataque a nuestras vidas, no nos lo pueden imponer, políticas neoliberales que lo que han hecho es generar terror, hambruna para nuestros pueblos.

La fuerza para quienes nos están escuchando, yo por ejemplo ahora tengo que pasar esta situación en un ambiente que para mí no es agradable porque es en Europa que es un ambiente hostil, individualista, europeísta, en estos tiempos salen muchas expresiones de racismo, exclusión, de marginación, expresiones xenófobas, pero lo que nos inspira son las redes que podamos tener, nuestros estados emocionales, las pausas que podamos hacer en nuestros camino y el amor profundo a la colectividad, decir que yo estoy bien tu estas bien, sanado yo sanas tú. Esa es la expresión del t´zkat que nos han dicho nuestras abuelas, y como las ancestras también nos han dicho, no tenemos otro camino más que el de luchar.

Esa es la inspiración, les envío mucha fuerza, tenemos en nuestras comunidades nuestras expresiones de sanación, masajes, hierbas, plantas medicinales, el ajo, el jengibre, la buganvilia, la miel. Toda esta medicina ancestral no dudemos en utilizarla en estas situaciones criticas porque a ellos no les conviene que nosotras tengamos nuestra autonomía, soberanía alimentaria, nuestra soberanía de medicamentos, los temazcales, todo lo que estemos haciendo en nuestras comunidades, pues hay diversas y plurales expresiones de sanación en las comunidades. Mucha fuerza e inspiración. Invoquemos a la vida, invoquemos al amor, a la comunidad y a la territorialidad, vivas, libres, sanas y en nuestro territorio nos queremos, que así sea.

Infraestructura y Desarrollo: CódigoSur