El COHEP y la AHER promueven “La Paz” pero con violencia.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) junto a Asociación Hondureña de Energía Renovable (AHER), han iniciado en días anteriores una campaña mediática promoviendo “la paz” dirigida a zonas donde se implementan proyectos extractivos que es difundida en los medios de comunicación con mayor cobertura en el país. Esta campaña se sustenta en el discurso de odio que esconde la estigmatización y difamación a comunidades y organizaciones que defienden los territorios y bienes comunes frente a los supuestos proyectos de “energía limpia”.

Su perverso llamado a “la paz” desconoce las consecuencias que el mal “desarrollo” tiene para las comunidades que se enfrentan al despojo y la miseria, mientras los inversionistas de sus proyectos reciben los beneficios desproporcionales a costa de los daños y perjuicios causados a nivel ambiental y el impacto en la perspectiva de la dignidad humana y la convivencia armoniosa.

El lunes 17 de septiembre en el marco del inicio del primer juicio a los primeros imputados por el asesinato de la compañera Berta, personas pagadas por la empresa DESA se hicieron presentes para confrontar a miembrxs del COPINH y organizaciones solidarias que estaban fuera de la corte exigiendo justicia.
Los atacantes que exigían la libertad del señor Sergio Rodríguez, gerente ambiental, social y de comunicaciones de DESA y uno de los imputados por el asesinato, insultaron, lanzaron piedras y emitieron discursos racistas contras las comunidades garífunas y demás pueblos que acompañaban.

Detrás de esas acciones se pudo identificar a Guillermo MacBeath quien coordinó a Natividad Díaz y Héctor Mejía García, empleados de DESA, para que lideraran al grupo de atacantes al COPINH, las mismas personas que en abril de 2016 atacaron a comunidades y organizaciones internacionales en San Francisco de Ojera.

Ambas personas, Natividad y Héctor, son reconocidos públicamente como promotores del proyecto hidroeléctrico, que han acompañado en foros públicos a la señora Elsia Paz, y el último es hermano del sicario Olvin Mejía.
Detrás de lo público se pudo observar que luego de las acciones violentas, Natividad Díaz se reunió con Guillermo MacBeath en medio de la maleza, como un par de delincuentes para hacer acuerdos “logísticos” que desenmascaran el teatro de la gente “a favor” del proyecto y “a favor” de la libertad de Sergio y de los proyectos de “desarrollo”.

Justo después de las agresiones contra el COPINH y contra la lucha por la justicia en el caso de Berta salen en conferencia de prensa la representante de la AHER, Elsia Paz, y el presidente del COHEP, Juan Carlos Sikaffy, a promover la estigmatización y criminalización con un discurso de odio para quienes les afectan sus negocios, acompañados de Guillermo MacBeath Fernández, familiar de David Castillo, en clara muestra que la campaña de odio contra las organizaciones se acompaña de acciones de violencia y que todo se aglutina en las mismas personas.

Estas situaciones emulan el cotidiano para varias comunidades que se ven enfrentadas por quienes buscan falsamente “promover la paz” a costo del soborno y que tienen como único objetivo crear divisiones internas, corrompiendo comunidades de las zonas de resistencia a los proyectos de saqueo, y así, defender sus intereses económicos aunque implique ataques, violaciones de derechos y asesinatos violentos.

El empresariado hondureño, bajo el manto de su aparente honorabilidad promueven la violencia en nombre de “la paz” y la aparición en el mismo cuadro de Guillermo Macbeath junto a los provocadores contra las manifestaciones en exigencia de justicia y junto a los dirigente de la AHER y el COHEP así lo demuestran.

#LaMuerteNoEsDesarrollo
#JusticiaParaBerta
#DESACulpable

 

 

 

 

 

 

 

 

Infraestructura y Desarrollo: CódigoSur